jueves, 2 de septiembre de 2010

Guide du ski de fond dans les Pyrénées


Permitidme, primero, una breve presentación de uno de los autores de esta guía para quienes no sepáis de él. Roger Mailly era compañero de cordada de Robert Ollivier, el gran pirineista que reseñó en un trabajo enciclopédico, irrepetible por su calidad, las vías más importantes del Pirineo Occidental y el Central publicadas en pequeños volúmenes que varias generaciones de montañeros hemos llevado en la mochila. Mailly representa, como Ollivier, el modelo del montañero integral de aquella época: gran escalador, con innumerables primeras en el Pirineo e incluso alguna en los Alpes, uno de los pioneros del barranquismo y además, activo esquiador. En el muro de Pombie, el gran bastión del Midi sobre el refugio del mismo nombre, la Mailly es un itinerario amable, dentro de las vías de dificultad, que invita al escalador a un primer contacto con la roca singular de esta montaña. Homenajea con su nombre a uno de sus primeros ascensionistas en 1935 en compañía de Ollivier, por supuesto, además de otros compañeros.

Este montañero, verdadero peso pesado de la historia del Pirineísmo, es el autor de esta guía junto a Henri Caza. Obra publicada en 1984, describe una buena colección de lugares, más de 50, para practicar el esquí de fondo en sus diversas modalidades, tanto con o sin huella.
Creo que, igual que comenté con el libro de Juan Mari Feliú, “Esquí nórdico de paseo en Navarra”, este tipo de guías, un tanto olvidadas durante los años del boom de las estaciones de esquí de fondo, pueden resultar atractivas hoy a la hora de orientarnos para huir de las sobresaturadas huellas mecanizadas.

El libro, tras una presentación en la que se exponen aspectos generales sobre el esquí de fondo y se explican las diferencias entre esquiar en pistas preparadas o fuera de ellas, va enumerando distintos lugares aptos para la práctica en la vertiente Norte de la cordillera, desde Irati hasta el Canigó. Además de una breve descripción y de algunos datos prácticos cuya vigencia habría que confirmar hoy en día, incluye, en la mayoría de los casos, croquis muy interesantes.
Describe de todas formas como esquiables, lugares de escasa innivación. Otras veces se refiere a núcleos de esquí que en estos años han desarrollado nuevas infraestructuras y recorridos. Sin embargo, el libro sí que puede sugerir ideas para, como decía, aprovechar una bonita nevada y escapar del gentío disfrutando de un aspecto consustancial con nuestro deporte, la soledad.

Guide du ski de fond dans les Pyrénées. R. Mailly y H. Caza. (Edit. Milan 1984)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada